La seguridad laboral y el cumplimiento del Real Decreto 1215/97

La seguridad laboral y el cumplimiento del Real Decreto 1215/97

Etiquetas: Seguridad , Leyes

17 Diciembre 2018

El Real Decreto 1215/97 nos informa de la exigencia a las empresas de su adecuación para garantizar que sus equipos de trabajo cumplen todos los requisitos de seguridad laboral, antes de ponerse a disposición de sus trabajadores.

La adquisición que realicemos de los equipos y su puesta en servicio deben estar vinculadas a las actividades preventivas de la empresa, tal como dispone el Real Decreto 1215/97 de Utilización de los Equipos de Trabajo (en adelante, RD).

Las normas han cambiado con el paso del tiempo, de forma que distinguimos entre los equipos anteriores a 1995, los comprendidos entre 1995 y 2009 y los posteriores a 2009, aunque los requisitos esenciales son muy similares. 

El cumplimiento de la normativa para garantizar la salud laboral

Con respecto a las obligaciones generales del empresario (art. 3 R. D. 1215/1997), vemos que este tomará las medidas necesarias en relación con los materiales y equipos puestos a disposición de los trabajadores, para garantizar así su salud y seguridad cuando los utilicen, y deberá cumplir los requisitos establecidos en el Anexo I del R.D., mientras que el uso del equipo se rige por las condiciones generales establecidas en Anexo II.

Además, la empresa deberá mantenerlos de forma correcta y deberá estudiar los riesgos existentes en el lugar de trabajo y los que puedan derivarse de la utilización de dichos equipos. Asimismo, deberá asegurar la correcta ergonomía del puesto de trabajo y la postura de los empleados durante su uso.

Con respecto a los requisitos esenciales de seguridad, en el Anexo I conocemos la obligación del empresario a un chequeo de las condiciones físicas y técnicas de la máquina o equipo, para asegurarse de que cumple los requisitos esenciales, siguiendo la siguiente estructura:

- Peligros debidos a la movilidad de máquinas.
- Peligros derivados de las tareas de elevación.
- Máquinas utilizadas en tareas subterráneas.
- Máquinas peligrosas por realizar la elevación de personas.

En el Anexo II vemos que se obliga al empresario a un chequeo de las condiciones de uso de los equipos. También tendrá que adecuarse a todos sus requerimientos, con la siguiente estructura:

- Condiciones generales de utilización de los equipos de trabajo.
- Condiciones de utilización de equipos móviles, con motor o sin él.
- Condiciones de utilización de equipos de trabajo para la elevación de cargas.
- Disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajo.

En este sentido, la evaluación de riesgos es una herramienta imprescindible para saber qué requisitos de seguridad debemos aplicar. Esta normativa nos facilita la evaluación, al identificar los riesgos más significativos de cada tipo de equipo y concretar las medidas de protección adecuadas.

En definitiva, aunque los equipos lleven el marcado CE y cumplan las normas, ello no nos exime de la obligación de realizar la evaluación de riesgos de los mismos antes de ponerlos a disposición de sus trabajadores, para garantizar su seguridad.